Home Presentación  |  Publicaciones |  Acerca de Ángel Faretta  |  Contacto
Novedades

TEMPESTAD Y ASALTO
Nueva fundación mítica de Buenos Aires

La primera y extraordinaria novela del ensayista y teórico del cine Ángel Faretta es el relato de un conflicto fundador --en más de un sentido. Ambientada en la Argentina de los albores del siglo XIX, el primero de aquellos sentidos es, desde luego, el del nacimiento de una nación (con el deliberado eco cinematográfico que, a partir de Griffith, tiene esta expresión).

Sin embargo, lejos de los tradicionales carriles de la llamada «novela histórica», «Tempestad y asalto» no se propone la mera evocación de una época, la del pasaje entre el fin del Virreinato y la Independencia a través de recursos que, dentro del género, suelen ser presumibles e insuficientes; por el contrario, lo que hace Faretta no es recrear sino crear, instaurar fantasmagóricamente esa época --de allí «Tempestad y asalto», traducción del movimiento pos-romántico alemán «Sturm Und Drang»-- mediante el empleo de un lenguaje tan rico como desusado, tan exuberante como seductor, que trasciende el uso conciente de múltiples arcaísmos, y permanece ajeno también al «ornamento» de un paisaje latinoamericanista (como era usual que ocurriera en los fenecidos años del «boom»). Por su intermediación, asimismo, aleja a la vez el «registro» de la novela de cualquier tradición realista o naturalista y recupera la olvidada filiación fantástica,cuya decadencia en las letras criollas corrió pareja con la de los antiguos esplendores nacionales. El segundo de sus sentidos, entonces, es el conflicto fundador entre bambalinas que sostuvo al primero, la pugna entre la luz y la sombra, la modernidad y la tradición, Europa y América; en definitiva, entre la fe y la razón, planteada aquí a través de una historia que tiene menos que ver con lo fáustico como con lo católico.

Sus protagonistas son el transhumante joven Santiago Lenz, hijo de un jesuita que, con la disolución de la Compañía de Jesús (llamada siempre la Compañía a secas en la obra), no peleó ni abjuró sino que se integró a los nuevos tiempos casándose con una criolla, y el viejo y giboso Afín Urruchúa, autor de una
Memoria que ocupa la segunda parte de la novela y que relee y reinterpreta, desde la primera persona, los acontecimientos previos.

En estos, un personaje de reconocible filiación, que cambia de nombres como de apariencia (y puede llamarse tanto Mertens en la Argentina como Herr Professor Kleist en Chuquisaca) actúa como oposición y referencia permanente en los viajes de los protagonistas, cuyos acontecimientos centrales --la alquimia y las rebarbas, el número de circo, la representación teatral-- irán adquiriendo
nuevos significados de acuerdo con la óptica de quien lo relate, hasta su definición climática en el sorprendente desenlace.

 

Por Marcelo Zapata
Publicado en Ámbito Financiero
Miércoles 1 de abril de 2009

Teoria del cine
Informes e inscripción: info@angelfaretta.com.ar