Home Presentación  |  Publicaciones |  Acerca de Ángel Faretta  |  Contacto

Para abordar el Titanic

“Hay una sola desgracia: no ser santos”.
Leon Bloy

 

Como toda obra de cine que se precie Titanic muestra en su operar formal las cuatro formas cardinales de representar que son las tradicionales en Occidente. Como se recordará y muy brevemente estas son: la literal, la simbólica, la ética y la mítica. Al parecer sólo el cine, y dentro de éste sólo un contado grupo de autores puede desplegar esa forma que dio lugar a la Divina Comedia y a las catedrales, Shakespeare y, mucho más recientemente, la obra de Wagner.

Mencionaremos puntualmente algunos símbolos de construcción que operan en el Titanic, limitándonos por razones de espacio a señalar siquiera otros de ellos que por su importancia deberían ser tratados por separado.

1.Los personajes. Jack es como él mismo dice literalmente: “el rey del mundo”; pero no sólo por la alegría de haber abordado un barco al cual no estaba destinado, sino porque el Rey del Mundo menta en la tradición esotérica a una figura enviada por la divinidad que actúa de Revelador y Salvador. A esta forma, avatar o modo del Rey del Mundo se la conoce –o conoció- en Occidente como el Preste Juan, un mistagogo encargado de salvar a la parte femenina de la humanidad, cíclicamente emblematizada como una rosa. Rose, la heroína, tiene como apellido De Witt y es precisamente la poseedora del Wit: la habilidad de percibir conexiones inesperadas entre, las ideas, las cosas y las situaciones, es decir que tiene capacidad de analogía, de entender analógicamente la intervención providencial de Jack en su vida. Recuérdese que el héroe gana “por azar” el ingreso al Titanic.

Este ritual de iniciación entre el Rey del Mundo-Salvador y la Rosa femenina tiene tradicionalmente dos modelos mítico-simbólicos fundamentales en Occidente: la busca del Santo Graal y el ciclo literario compuesto por El roman de la rose de Guillaume de Lorris y Jean de Meun y la obra del Dante.

El Graal es una copa llamada a contener la sangre de Cristo desprendida de su costado por la lanza del centurión durante su sacrificio. Esta copa fue tallada por los ángeles de una piedra preciosa desprendida de la frente de Lucifer en el momento de su caída.

El diamante que Cal –el demonio dentro de la economía simbólica del Titanic- le regala a Rose tiene: forma de corazón, es color azul, se llama “el corazón de mar” y fue “arrancado” de la corona del rey Luis XVI. “Ahora nosotros somos la realeza” dice el rastacuero de Cal, emblema de la falta de realeza y del rol de usurpador que juega en el film.

2. Las piedras. Simbólicamente la piedra representa el soporte del proceso de iniciación, especialmente en su modo alquímico. Veamos. La piedra azul se contrapone a la piedra blanca (el iceberg que hace que se “pierda” a partir de ese momento el diamante llamado “corazón del mar”) El diamante -que Jack confunde con un zafiro- cumple las funciones siguientes: es usurpado por Cal, luego utilizado por Rose como señal-emblema del trabajo creador de Jack y finalmente el dibujo resultante es guardado en una carpeta de cuero junto al diamante original, en la caja fuerte.

Es decir: para Cal la piedra es sólo de valor crematístico, meramente material; para Jack-Rose es un valor de soporte que se convierte en obra de arte eterna. Los que rescatan la caja fuerte del Titanic buscando el diamante, rescatan sin saberlo ni proponérselo, la carpeta con el dibujo que recupera su “aura”. Ahora bien, el Graal menta tanto una copa como -cosa menos conocida- a un libro. La carpeta de cuero en cuestión representa las bodas alquímicas realizadas tanto entre Jack y Rose como la realización efectiva de la obra de arte, aquello que los alquimistas llaman transmutación.

3. Los colores. Decíamos que Jack confunde al diamante que le muestra Rose con un zafiro. Al comienzo del Purgatorio en la comedia dantesca el poeta describe la salida del infierno y la esperanza del futuro Cielo (donde será guiado por su amada emblematizada como una rosa) como “Dolce color d’oriental zafiro”. Sigamos. Jack se encuentra contemplando el cielo-zafiro, pocos segundos antes que Rose intente arrojarse al mar.

La mujer se encuentra vestida de rojo, de púrpura, estableciendo así la relación de colores básicas (de oposición/ complementaridad) entre rojo y azul pero también: Dante en la Vita Nuova cuenta que al ver de cerca a Beatrice, ésta estaba vestida de púrpura. Este color se corresponde también con la prostituta escarlata de Babilonia que figura en el Apocalipsis. Rose, recordemos, es utilizada como tal por su madre que la vende, literalmente, a Cal. Rose, por otro lado, acaba de comprar en París (y sólo para vengarse “materialmente” de Cal) el cuadro de Picasso “Las señoritas de Aviñon” que son a su vez las pupilas de un burdel frecuentado por su autor y es también –y canónicamente- el primer cuadro oficialmente “moderno” de este siglo pero además es el ejecutado tras el abandono del llamado “período azul” de ese pintor.

Simétricamente el helicóptero ruso que trae a Rose (desde las alturas) al comienzo del film, está pintado de azul y rojo y blanco; finalmente la mujer devuelve el diamante al corazón del mar. El azul vuelve al azul. Entre ambos el blanco de la “otra” piedra: el iceberg.

4. La nave. El viaje. Las bodas. El proceso de iniciación es comparado tradicionalmente a un viaje en barco. La nave por otro lado -es sabido- representa a la Iglesia. La rosa es también emblema de la Virgen María. Rose se despoja de su manto para salvar a Jack y finalmente se refugia en otro manto para que Cal no la reconozca. En la operación alquímica, la nave debe ser dañada, lacerada intencionadamente para así recordar los padecimientos de Cristo en el madero. Así las cosas, Rose golpea por dos veces con el hacha en un madero antes de liberar a Jack: éste luego la conducirá a un trozo de madera flotando en el medio del mar, madero al cual no puede subir. En medio de la desesperación el capitán grita: “Traigan a un carpintero” (oficio terrenal de Cristo) O mucho nos equivocamos o Titanic de James Cameron es una “máquina” de significación tradicional.

Sigamos. Cuando Rose y Jack se unen carnalmente, la mujer deja la huella de su mano en un cristal. Al comienzo del film la Rose centenaria está trabajando en alfarería, dejando su huella manual en la vasija, mezcla de arcilla y agua. El cine, autoconcientemente, se refleja en un arte no sólo tradicional sino que recuerda a la Creación del hombre por Dios.

5. La melancolía. El carácter melancólico es arquetípicamente el de la actividad artística, creadora. Pero en Titanic ésta imagen se refracta en la tecnificación de lo tradicional. El constructor de la nave, poco antes de hundirse con su creación, acomoda las agujas del inútil reloj que de inmediato se inclinará, cayendo. Poco antes ese creador de formas titánicas le pide perdón a Rose por “no haber hecho una nave digna de usted”. Jack y Rose se alejan para terminar, en la parte más alta del barco a punto de hundirse. “Aquí nos conocimos” dice ella, mientras una mujer sola a su lado (su doble) cae hacia el abismo. Paralelamente una hilera de hombres, también solos, caen verticalmente. Como escribió Kant: “Sólo el hombre y la mujer juntos forman la humanidad”.

6. Apocalipsis. La melancolía conduce mediante la poesía, la obra de arte, la iniciación, a su final revelación. Mientras todo parece hundirse en el naufragio de la modernidad técnica el cuarteto de cuerdas ejecuta una pieza llamada “Orfeo”. El poeta, el creador de formas, que como el Orfeo mítico rescata a su Eurídice del infierno, recuerda también a la primera ópera de la historia (el Orfeo de Monteverdi, 1600) El cine, de nuevo autoconcientemente, se reconoce cíclicamente en las obras del tiempo.

“Él me salvó de todas las maneras posibles” dice Rose y agrega: y ni siquiera nos queda una foto suya”. El Rey -secreto- del Mundo se ha transmutado en Eternidad, volviendo al fondo, al eje, al centro primordial de las aguas, donde al final se encontrará con su corazón de diamante azul. Y Rose, paralelamente, subirá hacia ese Paraíso espiralado en ese último sueño, donde todos los justos que han permanecido en la nave aplaudirán el clásico final feliz del cine.

Dante escribió a su protector Cangrande della Scala: “Llamo a mi obra Comedia, porque acaba felizmente”. Es cierto, siempre es cierto.

 

2.

“…en ese mar que los delfines rasgan”.
W. H. Butler Yeats, Navegando hacia Bizancio.

 

En su por ahora breve pero extraordinaria obra cinematográfica, James Cameron se ha caracterizado también -y es una de sus muchas virtudes- por sintetizar en una imagen emblemática, heráldica, algunas de las intenciones simbólicas de sus films. En Aliens si bien continuando con formas expresivas ya -de alguna manera- heredadas de la primera parte, Cameron logra convertir al cangrejo cancerígeno-fálico en toda una gama y despliegue de matices de fecundidad invertida -clave para entender este film- donde el tema del descenso a los infiernos llevado a cabo por la Teniente Ripley se refracta a su vez en la escena final con su colmena perversa.

Poniendo a parte a su dueto de films Terminator y Terminator II, obras que operan desde otro registro simbólico, el elemento heráldico vuelve a aparecer de manera contundente en El abismo con sus larvas translucidas que se tornan formas angélicas. En Mentiras verdaderas la aparición del pelícano que hunde con su leve peso y presencia a los terroristas, menta simétricamente la tarea urgente que Harry Task (Schwarzenegger) realiza en busca de la salvación de su hija. Como se recordará el pelícano es un ave en la cual el macho de la especie se encarga de proveer de alimento a sus crías. Cuando no lo consigue, se rasga el pecho con ese, su enorme pico y da como alimento su propia sangre a sus hijos. La heráldica medieval (los llamados bestiarios) utilizó al pelícano como emblema de Jesucristo.

En Titanic -una obra francamente inagotable en su capacidad simbólica- Cameron utiliza de manera igualmente heráldica otra imagen animal por demás tradicional: el delfín. Un par de ellos son vistos por Jack y su amigo Fabrizio al comienzo del film. Nadan de manera característica a ambos lados de la proa de la nave. Simétricamente Jack se alza sobre las espaldas de su amigo, mientras abre los brazos y grita: “Soy el rey del mundo” -cosa ya analizada por nosotros.

1. El nombre. El delfín debe su nombre a la ciudad griega de Delfos, donde se encontraba el por demás célebre oráculo. La aparición cíclica del animal en las costas de esa ciudad hizo que se lo fuera emparentando simbólicamente a la capacidad oracular de anticipar el futuro. Pero también su aparición está relacionada, dentro de la economía simbólica tradicional, con la predicción de naufragios, donde a su vez el delfín actuará como animal salvador portando sobre su lomo a una criatura (por lo general un poeta y/ o un niño) a quien rescatará de la muerte.

En Titanic Jack salva a Rose llevándola -analógicamente- nadando sobre sus espaldas para luego profetizarle (literal y exactamente) una vida futura: “Vivirás cien años…” En una escena anterior, Jack intenta salvar a un niño de la hecatombe, su padre (un hombre que habla en “otro idioma”) malentiende el proceder del héroe y lo arranca furiosamente de las manos de Jack, llevándolo en sentido contrario. Allí grita Rose (lo hará dos veces en el film): “Están huyendo por el lugar equivocado”. Ese lugar equivocado -contrario- que lleva a la muerte en vez de a la salvación, es la inversión del mundo moderno (el mundo titanesco) que ha invertido o ha tratado de invertir drásticamente el sentido de los signos tradicionales.

Obsérvese cómo el delfín ha sido convertido en las últimas décadas en un mero animalito simpático y juguetón que hace pruebas malabares en acuarios circenses.

2. El mito. El relato griego que porta y sostiene de manera raigal la imagen heráldica del delfín es el mito de Arión. Recuérdese que aquí utilizamos mito en el sentido estricto y operativo de relato de origen.

Arión es un poeta que viaja de Corinto a Sicilia para competir en un concurso poético. Tras ganar regresa a su casa y en el barco que lo lleva se da cuenta que los marineros se preparan para asesinarlo y quedarse con el tesoro obtenido con sus dones de poeta. Lo rodean y le dicen que van a arrojarlo al mar. Arión les pide tiempo para que pueda componer con su lira su última canción: “una canción de muerte”. Los marineros acceden. Canta una bella e inspirada composición nombrando a Orfeo y tras terminar se arroja sobre las olas. Un delfín surge de la profundidad y lo rescata llevándolo sobre su lomo de regreso a Corinto. Finalmente -y para resumir un mito por demás complejo- los marinos asaltantes llegan a Corinto. Arión los descubre y les perdona la vida; su castigo será ser expulsados a una tierra bárbara “y que nunca algo hermoso deleite vuestras almas”.

En Titanic el malvado Cal parece haberse librado de Jack pero éste, que ha vuelto al corazón del mar -analógicamente como los delfines- hará que aquél vuelva a una muerte meramente material (bárbara) donde muere tras la crisis financiera del año 1929. Simétricamente Rose logrará vivir sus 100 años y cumplir todos sus sueños. Una serie de fotos nos la mostrarán final y sintéticamente, como actriz, como aviadora pionera y montando un caballo. Es decir la tierra prometida será para Rose el cine, la capacidad de volar (viaje a simétrico al del Titanic) y finalmente montar sobre ese caballo como sobre el lomo de un delfín. Para Cal la tierra prometida es solo la muerte o una crisis cíclica del capitalismo. A cada cual su propia América, a cada cual su tierra prometida.

 

3.

“Desde este ángulo visual puede verse también en la
nivelación un paso previo, un sacrificio. Tampoco es
el único. También en la sangre vertida en la mitad de
nuestro siglo se ocultan un paso previo y una parte que
hay que abonar en el activo común de los pueblos. Los
beneficios sólo podrán distribuirse entre todos ellos. Esta
es la única visión soportable de los procesos titánicos”.
Ernst Jünger “El estado mundial”, 1960

 

Para ordenar todo aquello que llevamos dicho sobre el film Titanic y a modo de resumen mencionaremos a continuación las tres reglas fundamentales del operar simbólico. Recordando que estas reglas o leyes son de carácter no sólo “atemporal” sino, y por sobre todo universales: porque no hay civilización tradicional que no las haya conocido a su manera, es decir míticamente.

La primera de estas reglas dice: todo lo bajo puede simbolizar lo alto, pero jamás sucede al revés. Es decir todo lo terreno desde un diamante hasta los excrementos pueden tender a la simbolización de lo trascendente. Por ejemplo James Cameron en su film El abismo emplea la imagen de un anillo arrojado al fondo de la letrina para luego simbolizar la indestructibilidad de la alianza matrimonial –tema recurrente en su obra.

Ahora bien: lo inverso no tiene sentido. No se puede usar a los ángeles para “simbolizar” un mero problema psicológico de, digamos, soledad urbana. Ni tampoco la pasión de Cristo para una enfermedad humana.

La segunda regla dice que todo símbolo tiene una doble lectura, una reversibilidad –jamás una inversión- como por ejemplo las dos caras de Jano. De allí que por ejemplo, la serpiente puede tener una lectura siniestra –judeo-cristianismo- o diestra –tradición extremo oriental. El negro es luto en Occidente y en el Oriente suele ser el blanco. Esto expuesto de manera muy sucinta. En Titanic Cameron utiliza el eje mítico del viaje a una “nueva tierra” en tal sentido. Como rito de iniciación es diestro para Rose (o para Molly Brown) pero siniestro para Cal. Pero también (y los ejemplos pueden literalmente, multiplicarse en este film): las esposas, símbolo tradicional del matrimonio (de allí proviene, por ejemplo, “cónyuge”: del latín compartir el yugo) es utilizado por Cameron de manera genialmente simétrica o reversible: las esposas (suministradas por Cal y su sicario Lovejoy: otra reversibilidad simbólica puesto que su nombre significa “Gozo de Amor”) se vuelven signo de alianza una vez que Rose las quiebra con un hacha.

La tercera de estas leyes es aquella que precisamente más nos sirve para entender el operar del cine. Cuando se opera un símbolo tradicional es imprescindible sólo actualizar una de sus lecturas posibles, ya que precisamente el símbolo es una ciudad de cien puertas. Operando una de ellas a sabiendas todas las otras se corresponden, jerárquicamente, en sentido horizontal, ya que todas las cien puertas de esa ciudad llevan al mismo centro.

Por ejemplo: mencionábamos la utilización heráldica del símbolo del Delfín. Algún lector bienintencionadamente puede preguntarnos ¿Pero Cameron es “conciente” de todas esas implicancias? Con lo apuntado más arriba puede responderse. En la medida que Cameron haya operado tan sólo una de las mencionadas (p. e. Delfín y Delfos o quizás Delfín y rescate de náufragos) todas las otras puertas se abren simultáneamente. Y a su vez un tercer espectador (como el tercer hombre aristotélico) que no es ni Cameron ni el autor de éstas líneas está reconociendo desde hace semanas otras variantes del símbolo. Pero para que esto suceda así, en el cine debe justificarse por transparencia de relato la función literal de aquello que será símbolo. Dicho en términos simples. Estamos en el Atlántico Norte (composición de lugar) por lo tanto hay delfines. En su anterior Mentiras verdaderas, estamos en los Cayos de Florida, hay pelícanos. Es decir el cine relata para todos y simboliza –si es posible- también para todos.

Finalizaremos ejemplificando con una secuencia de Titanic para emblematizar éste operar del cine y trataremos también, y en lo posible, de señalar el porqué de su paradójica dificultad de acceso contemporáneo.

Cuando Jack y Rose se unen carnalmente, el hombre queda prácticamente sin aliento; la mujer alarmada le pregunta qué le pasa y el hombre le responde que pronto estará bien. Al parecer una sencilla escena etc. etc. Si el espectador ha seguido con el mínimo de atención posible lo que ha sucedido hasta el momento, debe preguntarse qué está pasando. Cameron nos ha mostrado a Jack como un joven vigoroso, atlético, sin problemas respiratorios, no es asmático ni nada que se le parezca. Entonces ¿porqué lo del aliento? Es que Jack le ha entregado su Alma (o su equivalente simbólico) a Rose, le ha dado una “nueva vida” (el film El abismo se extiende largamente sobre esta simbología) e infinitas cosas más que son –o eran- formas puntuales del entendimiento desde Pitágoras.

Como Cameron es un gran artista, un genio puro y simple, no puede condescender a arruinar su escena con alegorías infantiles, con inducir al espectador con toda serie de flechas indicativas para que este traduzca su idea de alguna imagen pictórica que “ilustre” lo que Cameron desea expresar; porque el cine es arte en la medida que puede no sólo narrar y representar –cosa ya de suyo importante- sino imaginar y sobre todo pensar con elementos propios y no tomados prestados a otras artes –artes que por otro lado viven en los museos.

Pocos días atrás Cameron condescendió a refutar pública y drásticamente a un crítico de un diario norteamericano que había tratado a su film de “superficial”. Antes que emitir un juicio sobre tal cosa se nos ocurre imaginar esta hipótesis de ficción (que recuérdese no podría haber sucedido jamás). Michelangelo acaba de concluir los frescos de la Capilla Sixtina. Se acerca un recién llegado y le comenta: “Pero qué hace ese viejo musculoso de barba blanca con el dedo en alto y dando órdenes...?

 

© Ángel Faretta
Permitida su reproducción total o parcial exclusivamente citando la fuente.

Teoria del cine
Informes e inscripción: info@angelfaretta.com.ar